Mayo, el mes de la “poda en verde”

La poda en verde se realiza cuando las hojas se separan, antes de la floración. En los diez días posteriores a la brotación, las hojas comienzan a separarse del brote, y los zarcillos empiezan a ser visibles. En este momento son muy vulnerables a las heladas que todavía se pueden dar a mediados de mayo. La poda es fundamental para el mantenimiento de la vid.

IMG_4368

Se dice que hace unos 2000 años un burro enseñó a los romanos a podar las viñas. Vieron al burro comer los sarmientos y al año siguiente comprobaron que la producción fue mejor. Desde entonces y con ayuda de una tijera podadora repitieron esta operación año tras año y es una labor del viñedo que ha llegado a nuestros días.

Tipos de poda

Existen tres tipos de poda dependiendo de la edad de la planta y de la época del año en que esta se encuentra:

  • La poda de formación de la vid. Es la que se hace en los primeros años de vida de la vid con el objetivo de orientar y adaptar la planta al sistema de conducción que se haya elegido.
  • La poda de invierno. Es la poda que hacemos durante los cuatro meses de invierno, cuando la planta se encuentra “dormida”. Las razones para realizar esta poda son varias:
    • Limitar el número de yemas para limitar la carga.
    • Reducir el tamaño de la planta ya que tiene que tener un tamaño adecuado para facilitar las labores en el viñedo tanto de personal como de maquinaria.
    • Determinados consejos reguladores tienen unas normas entre las que podemos encontrar los números de yemas permitidos que pueden dejarse en la poda.

fuenmayor-1150376_1280

  • La poda en verde. Cuando empieza el buen tiempo las tareas de mantenimiento del viñedo son muy importantes. Estamos en la etapa vegetativa. Esta poda es un trabajo imprescindible para las viñas. Consiste en eliminar toda aquella vegetación extra a la poda de invierno que esté creciendo en la vid.

Finalidad de la poda en verde del viñedo

  • Dejar la vegetación que esta marcada en la poda de invierno y que no darán frutos. De esta forma se evita que los brotes que darán las uvas no pierdan vigor.
  • Al limpiar la viña incrementamos la porosidad de la planta lo que favorece la penetración de tratamientos y nos facilita la posterior poda.
  • Es una forma de controlar el exceso de producción. Se cortan los racimos tardíos que no alcanzarán la maduración a la hora de la vendimia.
  • Se eliminan algunas hojas cercanas a los racimos para facilitar la entrada de luz y para mejorar la aireación de la vid evitando así la aparición de mohos u hongos.

Los cuidados del viñedo son fundamentales para controlar la producción y los recursos que tenemos a nuestro alcance para obtener unos resultados óptimos a la hora de elaborar el vino.

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *