Plagas más comunes en el viñedo

Existen diferentes tipos de plagas y enfermedades que afectan a los viñedos. En ocasiones pueden ser letales y en otras, si ponemos remedio a tiempo y prevenimos pueden salvarse las plantas. Las peores enfermedades y plagas que conocemos hoy en día proceden de América. Cuando llegaron a Europa destrozaron muchos viñedos.

Enfermedades y plagas

Las plantas pueden enfermar a causa de la agresión de diferentes agentes externos. Para poder solucionar el problema primero tenemos que conocer lo que le pasa. Pueden ser insectos, hongos o enfermedades como las que afectan al tronco de la vid.

– Enfermedades fúngicas. Este tipo de enfermedades son el mayor enemigo del viñedo excepto en zonas muy cálidas con un clima muy seco. Las enfermedades provocadas por hongos son especialmente difíciles de erradicar en zonas húmedas o donde las vides están muy pobladas.

  • Oidio. Esta enfermedad llega a Europa en el s.XIX. Este hongo parásito se encuentra en las partes aéreas de las plantas. Cuando encontramos plantas infectadas la característica principal es que aparece una capa algodonosa grisácea en sus hojas. Si no se pone remedio a tiempo las hojas se ponen amarillas y se secan. Como curiosidad el oidio afecta a plantas delicadas como los rosales. Por eso es fácil verlos plantados junto a los viñedos para utilizarlos como alarma si se ven atacados por una plaga. En las hojas de las rosas es mucho más fácil ver el deterioro de las hojas lo que sirve para prevenir una plaga que sería muy difícil de erradicar.

rose-874877_1920

  • Mildiu. Esta enfermedad afecta drásticamente al rendimiento de los cultivos. El tipo de hongo que ataca a la vid es el más conocido de esta familia de parásitos, el Plasmopara vitícola. Se desarrolla en el interior de las hojas, en los tallos y en fruto.
  • Podredumbre gris. Esta “botritis maligna” del racimo da un sabor mohoso que hace inservibles las uvas.

– Plagas de insectos. Los insectos también encuentran apetecibles las viñas y en ocasiones causan la muerte de las plantas de forma fulminante.

  • Filoxera. A finales del s.XIX la filoxera se expande por Europa de forma rápida. Este insecto se come las raíces de las viñas y causa la muerte de la planta. Esta plaga destrozó la mayoría de viñedos hasta que descubrieron que las raíces de las vides americanas estaban inmunizadas por ser el insecto proveniente de allí. Muchos viticultores decidieron sustituir sus vides por esquejes de la variedad vinífera injertados en portainjertos enraizados de vid americana, cepa que es resistente a la plaga.
  • La araña roja. Este tipo de ácaro se extiende en España por zonas de Levante, Galicia, La Rioja o Castilla-León. Aquellas zonas en las que los árboles frutales se encuentran cerca del viñedo hacen que este se vea afectado por este insecto. Cuando el ataque se produce en invierno puede verse afectada la producción muy seriamente porque hay brotes que no consiguen crecer. Si el ataque se produce en verano afecta al grado de azúcar.

wine-leaf-56053_1920

  • Polilla del racimo. Hay varias especies de polilla pero la más común en España es la Lobesia botrana Den. y Schiff. Esta especie hace que se pierdan la mayor parte de viñedos de la zona Mediterránea. Esta plaga puede tener de tres a cuatro generaciones, de tal modo que ataca a la planta en todas las etapas pero cuando realmente hace daño es cuando están creadas las bayas. Hacen que se cree una podredumbre de diferente origen fúngico.
  • Escarabajo asiático. Este insecto libera un fluido corporal que estropea el vino por completo. Su origen está en China, donde es una auténtica plaga. Se extendió a America y en estos momentos ya tiene presencia en otros continentes como en Europa.
  • Enfermedad de Pierce. Se origina en América. Se propaga por el insecto vector de alas cristalinas. Son insectos muy pequeños que tienen gran capacidad para desplazarse volando lo que hace difícil su control. Esta enfermedad no tiene cura lo que hace que a los cinco años las viñas pierdan sus hojas y mueran.

– Enfermedades del tronco de la vid. Se conocen con el nombre de enfermedades de madera de la vid o enfermedades fúngicas de madera a un complejo de hongos que atacan a la vid, entre los que principalmente se encuentran Stereum hirsutum (Yesca), Eutypa lata (Eutipiosis) y Botryosphaeria obtusa (Botriosfera o falsa yesca).

vineyard-1231931_1920

  • Yesca. Esta es una de las enfermedades más antiguas de la vid. Esta enfermedad transmitida por el hongo Stereum hirsutum provoca el envejecimiento prematuro de la vid y evoluciona lentamente. Es una enfermedad parasitaria producida por hongos que penetran en la vid a través de las heridas importantes producidas por la poda. Por eso, por ejemplo, se intenta hacer la poda de invierno en días que no sean húmedos para que no estén las vides expuestas. Si se corta el tronco de una planta infectada se puede ver en el centro la madera amarilla rodeada de un zona de madera oscura y un anillo de madera sana. Hay que tener especial cuidado en la poda si tenemos ejemplares afectados porque si no nos damos cuenta se pueden infectar las demás viñas y acabar desapareciendo el viñedo.
  • Eutipiosis. Esta enfermedad la transmite el hongo Eutypa lata Tul. y C.Tul. Ataca sobretodo al tronco y los brazos de la vid. En la plantas afectadas aparecen los síntomas en los brazos o la cabeza donde crecen brotes más cortos de lo normal y en ocasiones las hojas son aserradas o tienen necrosada la parte exterior. En su interior si cortamos el tronco o los brazos encontramos una zona de madera muy oscura en contraste con el claro de la madera sana.
  • El “Brazo Muerto”. Esta enfermedad está causada por hongos pertenecientes a especies de la familia Botryosphaeriaceae. Es una enfermedad similar a la Eutipiosis y el desenlace fatal de la planta se produce por desecación de la misma. Produce un veteado oscuro que se extiende longitudinal y lateralmente. En corte transversal, necrosis sectorial. Es indistinguible del causado por el hongo Eutypa.

El control de hongos y/o plagas es unas de las tareas más importantes en un viñedo. Es difícil tomar una decisión pero cada vez hay más viticultores que adoptan prácticas ecológicas o biodinámicas lo que no deja residuos. Una correcta poda en invierno, la limpieza del viñedo, la poda en verde y otros trabajos indispensables reducen el riesgo de plagas y enfermedades de la vid.

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *